Zaplana, libertad. Ya está bien, ¡cojones!

Zaplana tiene una leucemia de cojones. No es una tontería. A la Jueza, de instrucción o sea que está investigando el caso, le han pasado 23 informes médicos alertando de que Zaplana en la prisión no puede estar bien atendido, corre riesgo de coger una infección por su falta de defensas y, en fin, de petar.

Pues a la Jueza patriarcal no le sale de los cojones poner en libertad provisional con cargos  y mandar a su casa a Zaplana vaya usted a saber porqué. Si Zaplana, que hasta el momento no tiene sentencia condenatoria alguna en su contra, se le tratara igual que a basuras humanas que han secuestrado y matado como Bolinaga, Zaplana estaría en su casa. Suponemos que como Zaplana es de derechas y la Jueza será una progre, la justiciera ha decidido erigirse en el duro brazo represor del pueblo, es decir, de la izquierda que  sólo  se considera pueblo a sí misma.