Y dale con llamar fascistas a los rojos… o guarros

Los rojos tienen la suerte de que nunca hacen nada mal. Cuando los rojos hacen algo socialmente reprochable no lo hacen los rojos, lo hacen los fascistas. Hasta los fascistas, que llevan años insertados en la genialidad, por aquello de no parecer fachas, a los rojos tampoco les llaman rojos. Les llaman guarros. Conclusión, lo dicho: los rojos, los comunistas y, ahora, los separatistas nunca hacen nada mal. Siempre lo hacen los fascistas. De que los fascistas les llaman guarros no se entera casi nadie. Gracias a Dios.

El último hecho en este sentido se ha producido recientemente en la Universidad de Barcelona. Enarbolando banderas comunistas, consignas antifascistas y gritos separatistas, los rojos reventaron e impidieron la celebración de un acto que giraba alrededor de Cervantes. La respuesta general ante ese hecho, por ejemplo, en twitter fue llamar fascistas a los rojos. Por ejemplo, Jordi Cañas, siempre está en lo mismo, exclamó “fascistas, sois unos fascistas”. Yo me pregunto como es posible que Jordi Cañas, al que un fascista dudo que jamás le haya dicho nada malo, odie más a los fascistas que a los rojos siendo los rojos los que, por lo visto, le insultan a diario al salir de casa. Resulta Jordi Cañas poco listo y un poco borrego y poco cobardote al aceptar que le insulten a él y a su familia sin dar una respuesta fascista a los agresores. Jordi Cañas, como muchos, vive empeñado en pensar políticamente correcto y buscar inconscientemente la aprobación de los rojos aunque sean los que le hacen la vida imposible.

Cuando a un rojo se le llama fascista desde la izquierda tiene su lógica: es la manera de lavarse. Cuando a los rojos se les llama fascistas desde la derecha acomplejada, Albiol es de esa línea siempre que puede, se demuestra una estupidez importante. Se consigue que el rechazo social no llegue a los rojos sino a los fascistas; en cierta manera al usar fascista como insulto se da la razón a los movimientos comunistas antifascistas, es decir, se legitima a los rojos y, lo más grave, al generar un enorme rechazo social contra el fascismos, los rojos consiguen algo que buscan: no tener nada frente a ellos. ¿Sin fascistas, quien va a correr a hostias a los rojos cuando ya sea inevitable entrar en ese lenguaje, el único que entienden?

1 Comentario

  1. La universidad hace ya tiempo que ha dejado de serlo, en su sentido de universal, de admitir a todo el mundo, de convivir personas de ideologías distintas, etc.
    AHORA ES LOCALISMO PURO Y DURO, ALDEANISMO.

Comentarios cerrados.