Volvemos a hacer pleno, lo dijimos hace dos días y… Llarena fue inflexible

El magistrado Pablo Llarena ha decidido dictar la orden de prisión provisional sin fianza para Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Carme Forcadell y Dolores Bassa.(Por cierto… Felicidades Dolores, buen santo.

Los procesados han sido traaladados a sus nuevos alojamientos, Estremera para los chicos y Alcalá Meco para ellas. Al fin y al cabo ya las conocen.

La Fiscalía en la celebración de la «vistilla» ha pedido la medida cautelar. Es de imaginar que después de lo de Marta Rovira de ayer no podían hacer otra cosa, VOX como acusación particular también lo hizo, y por la misma razón que el fiscal ha pedido la prisión, seguramente Llarena tampoco ha querido arriesgar.

Las acusaciones han pedido la prisión ante el riesgo de reiteración delictiva y riesgo grave de huida. Y Pablo Llarena estima, esas alegaciones y las usa para argumentar en el mismo sentido en el auto de prisión. El juez aprecia un grave riesgo de fuga y de reiteración delictiva en los procesados «derivado de la grave punición a la cual se enfrentan por su eventual responsabilidad penal por rebelión, en un momento en que las sospechas que se plasmaban al inicio del proceso son hoy indicios racionales y firmes de la posible perpetración de unos hechos que presentan una determinada consideración delictiva y de la participación que en ellos han podido tener los procesados».

Los cinco procesados más Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, ya no saldrán hasta que se haga el juicio. Y lo más probable es que estén años en la prisión, si los condenan por rebelión, como ha fijado el magistrado en su escrito de procesamiento. Más de 70 páginas han puesto a cada uno en su sitio, y el de los procesados por rebelión era la cárcel, excepto los fugados, todos están dentro. El juez dice que no se los cree y aprovecha para decir que Jordi Turull no puede asistir mañana a la segunda vuelta de la votación del pleno de su propia investidura.

Turull, Rull, Romeva, Forcadell y Bassa están procesados por rebelión. A algunos de ellos también los juzgarán por malversación. Este hecho, sumado a que se han presentado a las elecciones y que accedieron al acta de diputados da argumentos para el riesgo de la reiteración delictiva. El principal aval que ha utilizado hasta ahora Llarena para no dejar salir a los que están en la prisión: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.
La no comparecencia de Marta Rovira también ha sido clave, ahora para valorar además del riesgo de reiteración delictiva el riesgo de huida.

Algunos han intentado arreglarlo renunciando al acta de diputados, pero ya llega tarde, De nada ha servido que Forcadell y Bassa ayer renunciaran a su acta de diputadas.
Dice claramente que no se los cree: «Lamentablemente, es de imposible percepción cuál pueda ser la voluntad interna de los procesados, por lo cual se tiene que recurrir a una serie de elementos externos que permitan construir un juicio razonable de pronóstico, y no sólo respecto de su voluntad presente, sino de la eventualidad de que esta pueda modificarse con ocasión del propio desarrollo de la causa».
Además dice el juez que aunque hayan ido siempre que les ha llamado, que llevan años siendo insurrectos a las decisiones de la autoridad judicial, que han desobedecido de manera contumaz y sistemática.

Además dice claramente que tampoco le vale que renuncien a la vida política porque eran una banda organizada, y el referéndum y el camino para la proclamación de la república era un propósito de equipo.

Vox se ha felicitado a si mismo porque el juez Pablo Llarena les ha hecho caso a ellos y a la Fiscalía y ha enviado a prisión a todos los consejeros
«¡¡Lo hemos conseguido!!», ha indicado el partido, y así lo han colgado en las redes sociales.