¿Violencia de género o violencia de la igualdad entre géneros?

Toda la prensa se hace eco del Día contra la Violencia de Genero.  Para terminar con ella, se han tomando medidas legales y publicitarias. Sin embargo, los más encendidos luchadores contra la denominada violencia de género,  y los menos encendidos también, reconocerán que el asunto, cuanto menos,  no mejora. ¿Quizás equivocan el tiro?

Las verdades impuestas desde el discurso de valores dominante son  muy simples: la violencia de género es una violencia machista derivada de la idea de desigualdad entre hombres y mujeres. La solución estaría entonces en educar en la igualdad de géneros. Sin embargo, repetimos, el asunto, cuanto menos… no mejora.

¿Los hombres y las mujeres son iguales en todo? La respuesta social en vigor es que sí. Lo evidente es que los hombres y las mujeres no son iguales en todo. En algunas cosas lo son y deben serlo y en otras cosas no lo son y empeñarse en que lo sean es un error que conduce a desórdenes  sociales con sus consecuencias arrastradas.

Quienes fuimos educados en que los hombres y las mujeres no somos iguales, fuimos educados en que, precisamente por eso, jamás se podía tocar violentamente a una mujer. Jamás. Bajo ningún concepto.  ¿Era esa una educación machista?

Parece que,  en medio de la educación en la igualdad de hombres y mujeres  y en medio de un ambiente  social en favor de la igualdad de hombres y mujeres, las mujeres sufren la violencia de los hombres. Y es que hay un gran contrasentido en esa educación en la igualdad. Digamos que la igualdad entre dos hombres da derecho a un hombre al uso de la violencia frente a otro hombre en determinadas circunstancias justificadas. ¿Cómo  se explica que la igualdad entre hombres y mujeres no opere igual? ¿Puede ser que  la idea de igualdad de géneros sea  la que determine que muchos hombres entiendan justo, arreglar sus diferencias con sus mujeres a tortas? Medítese si se quiere. Y si no, el asunto, cuanto menos, seguirá  sin mejorar.

 

1 Comentario

  1. EL LOBY FEMINAZI tiene un gran poder en España, y solo hay que ver como conforman la legislación en su propio beneficio.
    Hoy por hoy, si tienes el más mínimo problema con una mujer y te denuncia, PUEDES DARTE POR JODIDO, pues la única presunción jurídica que hay ES QUE ERES CULPABLE.
    ¡No entiendo como los que dicen ser juristas NO SE REBELAN CONTRA ESTA LEGISLACIÓN, auténticamente NAZI Y/O TERCERMUNDISTA, pues no respeta para nada los principios de presunción de inocencia, que los hechos hay que probarlos, derecho a un juicio justo, etc!

Comentarios cerrados.