Venezuela: primero nos insulta, y luego llama a consultas a su embajador en Madrid

Venezuela's President Nicolas Maduro gestures as he arrives for a session of the National Constituent Assembly at Palacio Federal Legislativo in Caracas, Venezuela August 10, 2017. REUTERS/Ueslei Marcelino

Ayer fue llamado a consultas por parte de su gobierno, Mario Isea, el embajador de Venezuela, en Madrid, por una supuesta «agresión injerencista y colonialista» del Gobierno de España. No aceptamos agresiones de gobiernos subordinados al imperialismo estadounidense han manifestado.

Ante la ligereza verbal del presidente Maduro, debía haber sido el gobierno español quien retirase las credenciales al personal diplomático venezolano, pero una vez más la inacción española, hace que los agresores se hagan los ofendidos.
Este Maduro, que no termina de caer del árbol por muy maduro que esté, ha tachado al gobierno españo de «corrupto», «racista» y «colonialista», faltando al respeto del presidente de España, al que le dijo «Ponte a cuatro ´paticas´, compadre que este pueblo lo que te va a dar es pela (una paliza).

A maduro no le ha gustado que Rajoy hubiese aprobado las sanciones que la Unión Europea ha dirigido contra los dirigentes del régimen venezolano, sanciones por otra parte más testimoniales que otra cosa, por lo excesivamente livianas. Cosas tan «graves» como la prohibición de entrada de algunas personas, por ejemplo Diosdado Cabello, (número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela)

No sabemos ponernos en nuestro sitio, ni dentro de España ni fuera. Vaya dirigentes tenemos.