Urdangarin, a punto de entrar en una cárcel de mujeres

Iñaki Urdangarin ha llegado esta noche al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid procedente de Ginebra, horas antes de que concluya el plazo para ingresar en la cárcel y empezar a cumplir con la condena a 5 años y 10 meses que el martes pasado le impuso el Tribunal Supremo por varios delitos de corrupción en el caso Nóos. Urdangarin ingresará en la prisión de Brieva, en Ávila, una prisión de mujeres con un pabellón especial con cinco celdas, patio y comedor propio y salas de vis a vis. Condiciones especiales para un inquilino al que, sinceramente, no esperábamos ver cumpliendo condena.

Como establece la normativa, cualquier cárcel tiene la obligación de acoger a Urdangarin si llega voluntariamente, desde cualquier Centro de Inserción Social (CIS). También los dos hospitales penitenciarios o las tres cárceles de mujeres.

Al cerebro de la trama Nóos, aquella que pegaba sablazos bajo premisa de venir de Casa del Rey (una práctica habitual y extendida a toda la estirpe borbónica), al guapísimo e inteligentísimo jugador de balonmano, le veremos entrar en una cárcel de mujeres. Detrás de una mujer escondió sus artes de extorsión y, ahora, el niño mimando del Batzoki, esconderá su jeta tras las faldas de una cárcel de mujeres. Paradojas de la vida.

 

1 Comentario

  1. Todos somos iguales ante la ley…
    Pero a esta cárcel solo han ido Roldán, ex director general de la guardia civil, y ahora este ex duque, siempre em-palma-do.
    ¡Y luego dirán que la justicia es igual para todos!
    Pues menos mal…

Comentarios cerrados.