Una Europa desintegrada y débil interesa mucho a Rusia

Cada vez parece más claro, Rusia está detrás de casi todos los intentos de desestabilización de Europa. Ahora le está tocando a España, a través del apoyo que desde el Kremlim, se está dando a los independentistas de mil formas distintas, además de los apoyos expresos, se han dedicado a lanzar bulos en las redes sociales contra las autoridades españolas; pero no bulos inocentes, sino auténticos fakes lanzados por profesionales.

Hay una herramienta conocida Disobedient Media, que fue empleado ya en la campaña electoral americana, torpedeando la línea de flotación de la  candidata demócrata Hilaria Clinton. Algunos activistas interesados como Julian Assange luego hacen de caja de resonancia de esos bulos, propagados en Reddit y republicados hasta el infinito por todo tipo de bots.

Todo lo que pueda desestabilizar al enemigo, les viene bien a los patriotas rusos. De ahí que lo mismo apoyen al Brexit o a cualquier tipo de populismo, ya sea de extrema derecha, izquierda o nacionalista, su único requisito es que se sospeche que pueda romper el orden establecido, lo cual consideran que beneficiaría a Rusia. En algunos casos lo han hecho de manera más discreta, en otros han enseñado la patita, así sucede en la cadena Russia Today,  altavoz de difusión ruso para el mundo hispano, donde en sus comentarios en pro de los independentistas, han llegado a decir que la aplicación del artículo 155 es el clarísimo ejemplo de que Franco ha regresado victorioso.

Como ejemplo una herramienta de control de Twitter  que analiza la trascendencia de los mensajes que se envían en su red, TwitterAudit,  pudo comprobar que algunos tweets enviados por Julian Assange, fueron compartidos en una hora por más de 2000 cuentas,   con un crecimiento exponencial bárbaro a lo largo del día, aunque finalmente se llego a descrubrir que al menos el 60 % de esas cuentas correspondían a perfiles falsos.

El ejemplo más evidente llegó con el  mensaje viral de Assange en el que se comparaba la resistencia de la Generalitat catalana ante el Gobierno español con la de los manifestantes chinos en la plaza de ´Tiananmén.

Un dato a tener en cuenta: los propios Mossos sospechan que las urnas fueron compradas directamente en Rusia

El Kremilin se vale de bots en redes sociales para difundir su mensaje