Últimas imágenes de Óscar Pérez con vida antes de ser asesinado por el Gobierno de Venezuela

El expolicía se había convertido en un objetivo del Gobierno de Venezuela desde el 27 de junio, en medio de la oleada de protestas opositoras. Entonces robó un helicóptero para atacar con granadas y disparos la sede del Tribunal Supremo de Justicia, en el centro de Caracas. Con uniforme de camuflaje, y a veces armado, hizo apariciones sorpresivas en algunas manifestaciones antigubernamentales del año pasado. Eso lo convirtió en uno de los hombres más buscados en Venezuela. Su fotografía fue desplegada en los aeropuertos del país, pidiendo colaboración para su captura.

Él y sus seguidores estaban atrincherados en El Junquito, cuando fueron descubiertos. Desde ahí se comenzó a transmitir el cruento enfrentamiento que ha quedado registrado en redes sociales. “Tenemos heridos y nos siguen disparando ¡Nos vamos a entregar, no sigan disparando, aquí hay civiles! No quieren que nos entreguemos, nos quieren asesinar. Estamos negociando para entregarnos», dice Pérez en el vídeo con el rostro cubierto de sangre y un fusil en la mano. DEP.