Flamante ministro condenado por fraude fiscal de 243.000€

Maxim Huerta, el ministro de Cultura y Deporte, tenía un muerto en el armario, al parecer según Europa Press, fue condenado por defraudar a Hacienda 218.332 euros con una sociedad que constituyó en el año 2006 cuando trabajaba como presentador de televisión.  por lo que incluyendo recargos e intereses la cantidad ascendió a 243.000 €.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en dos sentencias de mayo de 2017 condenó a Huerta por dejar de pagar la citada cantidad correspondiente a los ejercicios 2006, 2007 y 2008  por los beneficios generados en su empresa: Almaximo Profesionales de la Imagen SL, sociedad  en la que era  único accionista y administrador.

No piensa dimitir, porque según ha manifestado se trata de una diferencia de criterios fiscales, ya que tributó por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, como debería haber hecho

Tributó por el impuesto de sociedades y no por IRPF

El titular de Cultura tributó por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, como debería haber hecho, eludiendo así “los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF” y “engrosando además indebidamente el capítulo de gastos”.

Las sentencias confirman que  “es innegable […] un conocimiento total y absoluto […] de sus obligaciones y las consecuencias de su incumplimiento”. “Es el socio quien ha creado la sociedad, la participa, administra y controla”, afirma, y añade: “Este es un dato innegable en este caso, puesto que sólo existe un socio y ostenta el cargo que toma las decisiones”. “Esto es un hecho, no es una apreciación subjetiva”. Por lo que según se recoge su acción ha sido VOLUNTARIA Y CULPABLE, no pudiendo alegarse buena fe en su actuación, por lo que debe concluirse que su conducta pretendía eludir su carga tributaria en los ejercicios inspeccionados.

Todo un ejemplo.