Trump reconoce oficialmente Jerusalén como capital de Israel y confirma el traslado de la Embajada

Lo de Trump sobre Jerusalén era previsible. Pese a las advertencias en los últimos días tanto de sus aliados occidentales como árabes, Trump ha comparecido en la Casa Blanca para dar el primer paso para trasladar la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Trump va por libre.

La dinámica de los próximos días será la de siempre: rechazos y condenas inútiles por parte de la comunidad internacional y de Europa pero, no moverán ni un solo dedo para impedir que allí se sigan matando y cometiendo atrocidades. La Autoridad Palestina mostrará su decepción y declarará por enésima vez que esto atenta contra la paz y los regímenes árabes llamados a reuniones urgentes nunca llegarán a un solo acuerdo entre otras cosas, porque no lo han hecho en la puñetera vida.

La hipocresía y doble moral de los países que se autodenominan “libres y democráticos” y la inoperancia de las instancias legales internacionales solo han servido a los intereses de los más poderosos. Todos ellos, solo se han dedicado a condenar, deplorar, rechazar y tantos discursos que no sirven para nada.