Tres españoles juzgados en Lesbos por tráfico de personas en el Mediterráneo

Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez, los tres bomberos de la ONG Proem-Aid, han llegado al tribunal de Lesbos, donde se va a celebrar el juicio al que se enfrentan por presunta tentativa de tráfico de personas, tras ser detenidos en 2016 cuando realizaban tareas de rescate cerca de la isla griega.

Acompañados por el presidente de la ONG, Onio Reina, varios familiares y una nutrida delegación institucional, los tres han entrado a la sala donde intentarán demostrar que su única intención en la isla fue realizar labores de rescate humanitario.

En Grecia el delito del que se les acusa está castigado con hasta 10 años de cárcel por cada persona introducida en el país de forma ilegal. “Los focos están puestos hoy sobre nosotros pero el verdadero problema es que sigue ahogándose gente en el mar”, ha recordado Blanco. Y no le falta razón. El problema es que sigue produciéndose el efecto llamada de Europa y que a él contribuyen tanto las malas condiciones de vida en los países de origen como las expectativas de que en Europa atamos los perros con longaniza. Estas dos realidades contrapuestas (las malas condiciones al sur del Mediterráneo y las evidentemente mejores al norte del Mare Nostrum) ponen en juego un sistema de mafias que aprovecha los legítimos deseos de mejoría personal de miles de personas para lanzarlos a una aventura sin retorno en la mayoría de los casos. Y al riesgo evidente de muerte en el agua acuden a hacer el trabajo de las mafias bomberos de buena voluntad como los que nos ocupan y hoy comparecen en Lesbos.