Torra se querella contra Rajoy. La venganza del enano

Muy crecido está el presidente de la Generalitat, Quim Torra, para haber presentado una querella ante el Tribunal Supremo por un presunto delito de “prevaricación por omisión” contra Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, por su negativa a publicar el decreto de nombramiento del Govern del 19 de mayo.

La querella, presentada ante la Sala Penal del Tribunal Supremo, argumenta que la decisión de no publicar en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) el decreto, que incluía el nombramiento como consellers de Jordi Turull y Josep Rull -en prisión preventiva- y de Antoni Comín y Lluís Puig -huidos a Bélgica-, fue “arbitraria, extralimitadora de competencias y sin ningún amparo legal”. 
Ante la negativa del Gobierno de publicar estos cuatro nombramientos, Torra los sustituyó el pasado martes por otros nombres: Elsa Artadi, Àngels Chacón, Alba Bergés y Laura Borrás.

El caso es que cualquiera se hubiese querellado de esta parte contra Rajoy por ese mismo delito de omisión, pero no concretamente por la publicación de sus nombramientos sino por la dejadez y confianza del anterior jefe del Ejecutivo al pensar que el tiempo tomaría las riendas y solucionaría los problemas. Ha faltado goma, Mariano, de la rica, de la que se enrolla a los lomos.