Vilarroja, la ciudad que gobernó Carles Puigdemont, es territorio nacional

En la Ciudad originaria de Puigdemonio, subsiste como la aldea gala de Asterix,  un barrio obrero, el barrio de Vilarroja. Ellos no sólo mantienen izada la rojigualda, sino que además presumen de ella con orgullo y hasta hacen ostentación. ” No habíamos decorado esto así, ni para la Fiesta Mayor “.

Están locos estos independentistas, parece decir el Asterix de Vilaroja. Aquí tras un primer altercado el día de la votación ilegal, donde arrancaron las urnas de las mesas electorales, y las tiraron, sin encontrar más oposición a su firme actitud que la de los Mossos  que se enfrentaron a ellos;  posteriormente se produjo una alianza entre estos vecinos gitanos y la Guardia Civil,  para plantar cara a los mosssos; una alianza casi “contranatura”.   Esta historia ha tenido un segundo capítulo,  el que se produjo el viernes 27 de octubre,  ya que tras votarse la república catalana el barrio obrero se rebeló, y  proclamó allí de manera valiente Territorio Nacional izando la Bandera rojigualda,  pusieron una pancarta de varios metros de lado a lado de la calle  por la que se accede al barrio,  así que todo el mundo ha de bajar la cabeza ante la senyera nacional, al pasar por debajo, balcones, farolas, pintura en muros y puertas, un mundo rojigualda a la vista de todo el que por allí asome, más de 2000 Euros se han gastado en este barrio en banderas, un cartel recibe a los que van llegando. «Bienvenido a España», Allí se niegan a elegir, somos de aquí, catalanes, y somos también españoles. Nadie puede arrebatarnos lo nuestro afirman los vecinos.

Aseguran que en Vilarroja también hay independentistas, pero no se atreven a colocar sus estrelladas.  Esto sigue siendo España, aquí cambiamos Els Segadors por el flamenco.

girona-espana-gitanos-01-696x522