Tabarnia reivindicará su independencia de Cataluña el 25 de Marzo

El día 25 de Febrero Tabarnia tendrá su primera «Diada» reivindicativa. Obviamente se trata de una manifestación sarcástica, que lo único que pretende es crear un efecto espejo, a fin de que los catalanes independentistas puedan verse reflejados en su propio ridículo, en el patetismo reivindicativo de carácter decimonónico del que hacen gala.

Cada vez que se menciona Tabarnia, como antes ocurriera con el Valle de Arán, los indepes se ponen nerviosos, tienen convulsiones y se retuercen como endemoniados. Esta vez han convocado una irónica manifestación en Barcelona, la respuesta por parte de la prensa, será magnífica, también en la rueda de prensa en la que se ha anunciado en Madrid, ha habido un lleno de los medios de comunicación.
Se invita a todos los compatriotas Taberneses a sumarse a la manifestación, en ella se realizará una ofrenda floral a Rafael de Casanova, último consejero jefe, máxima autoridad catalana manipulada por los nacionalistas catalanes, que estab sin embargo mucho más próximo a sentirse español que independentista, y que además como ciudadano de Barcelona, seguramente estaría orgulloso de ser Tabernés.
Jugarán también al victimismo, por los agravios que padecen por parte de Cataluña, ya que se han dado cuenta que a sus vecinos les ha ido muy bien hasta ahora.

Boadella, Presidente de Tabarnia, en el exilio de sus pensamientos surrealistas, gritó frente a un público entregado… «Viva Tabarnia», manifestando que equivale a decir Viva España.
Pretenden hacer una diada del humor frente al fundamentalismo de los «indepes»
Con la diferencia es que en Tabarnia no quieren rasgos diferenciales, porque se consideran igual que los vecinos de Cáceres, de Marsella o de Bruselas.

Cree Boadella que Puigdemont sería un mal alumno suyo, porque como payaso le ve poca gracia.

Desde Tabarnia, aún con poca legitimidad, quieren hacer una denuncia de las subvenciones que constantemente da la Generalidad, engrasando toda una maquinaria para su propaganda. Manejando además la radio y telévisión públicas.

No obstante aunque toda esta cuestión no deja de ser algo festivo y vacío de contenido, encoleriza a los independentistas por dos razones: La primera porque ven su propio reflejo y no les agrada, y la segunda, porque mucho se temen que lo que ha empezado de cachondeo, acabe interiorizándose y se pueda hacer popular el «Cataluña nos roba».

Vivir para ver.