Solo hay dos sexos: mujer y hombre. María Elósegui, elegida miembro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

María Elósegui, es una jueza española, catedrática de Filosofía de Derecho en la Universidad de Zaragoza, que no ha tenido nunca pelos en la lengua, ni se ha dejado presionar por el lobby LGTBI, algunas de sus comentarios políticamente incorrectos han sido polémicas, pero eso no le ha impedido ser elegida miembro del TEDH.

El Tribunal de Derechos Humanos es la máxima autoridad judicial para garantizar los derechos y libertades fundamentales en Europa; parece que fuera de tanta tontería, son capaces de decir y sentenciar de manera juiciosa. El año pasado por ejemplo los 47 jueces por unanimidad dijeron que el matrimonio de las personas de un mismo sexo no es un derecho.

Por eso no sorprende que Elósegui haya sido valorada por otros parámetros fuera de los de la correción política. Otras de sus criticadas manifestaciones, han sido: Los homosexuales sufren varias patologías; La mujer se ha de incorporar al mercado laboral, pero no para «emanciparse de nada» sino porque el estado «necesita su presencia para humanizarlo», siempre ha insistido en diferenciar sexo de género, diciendo que el primero está determinado biológicamente de manera clara, mientras que con el segundo se construye y la identidad sexual y de género.
Se ha acusado a esta juez de tener postulados similares a los de Hazte Oir, hay gentuza que no soporta a la gente que piensa diferente, la jueza tiene su propio criterio, no sólo respetable, sino en algunos casos incluso valorable de manera muy positiva, la jueza se ratifica en sus creencias diciendo que «una cosa es que haya tareas que pueden desarrollar indistintamente el hombre o la mujer, y otra que existan identidades sexuales y personalidades andróginas o neutras» porque «la persona es inseparable de su cuerpo y, por lo tanto es un ser sexuado, que siempre desarrolla sus cualidades con matices propios de su sexo».
Igualmente se manifestó en alguna ocasión contraria a los cambios de sexo en los documentos oficiales de identidad, con relación a los Transexuales, ya que cada individuo tiene que ser libre para desarrollar la identidad sexual como le de la gana, pero «No puede eludir sus consecuencias.
La Nueva Jueza española en Estrasburgo, (primera mujer española que ocupa este puesto) mantiene que esto es algo muy simple, que no hay un tercer sexo, que todo hombre o mujer sólo puede ser eso; hombre o mujer.

Parece mentira que haya que aplaudir a alguien que dice obviedades que otros muchos niegan. Suerte en su nueva andadura.