Sijena: ¿Tenía que ser la CUP?

La CUP convoca a miles de personas para evitar que la Guardia Civil devuelva las obras de arte de Sijena.

¡Precisamente la CUP! Los herederos ideológicos de los que quemaron el Monasterio de Sijena en 1936 destruyendo, expoliando y dañando sus obras de arte. Porque el Monasterio no «sufrió un incendio», fue quemado por milicianos anarquistas procedentes de Cataluña.

Son ateos, pero se manifiestan por la permanencia de 40 obras eclesiásticas. Son internacionalistas, pero quieren las obras en Cataluña. Son clase obrera, pero tienen tiempo para concentrarse una mañana de lunes… Lo de la CUP es un caso digno de estudio.