Si existe Europa, que se haga oír ya o que calle para siempre

Aprender de Italia. En eso consiste todo. Aprender de Italia la política del buen debido a los ciudadanos nacionales por encima de plañideros cantos de amor fraterno universal que significan muerte y destrucción. La crisis de Aquarius ha evidenciado la personalidad jurídica del Gobierno italiano y la peligrosa debilidad del español. Sánchez quiso ir de adalid de los pobres y Salvini le ha tirado a la cara la idiotez de su postura.
La crisis del buque Aquarius ha ofrecido al ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini, la oportunidad de poner el foco político europeo en uno de los asuntos que ha abonado su ascenso como líder de la Liga, la inmigración irregular, como ha demostrado su discurso de este miércoles ante el Senado, en el que ha reclamado a la Unión Europea endurecer sus medidas y ha abogado por la formación de un frente común al respecto con Alemania y Viena.
“Si existe Europa, que se haga oír ya o que calle para siempre”, ha exigido Salvini.

Ha señalado que “Italia no acepta lecciones de solidaridad y de humanidad de nadie” y, aunque ha agradecido “a los amigos españoles su buen corazón” por acoger el Aquarius, ha remarcado que el Gobierno español de “Pedro Sánchez tiene amplio margen para ejercitar su solidaridad en las próximas semanas” ya que, ha recordado, “solo cuenta con cerca de 16.000 demandantes de asilo, mientras que en Italia hay 170.000”.

1 Comentario

  1. ¿Aprender de Italia? Os recuerdo que Salvini cantó victoria cuando el buque se dirigía hacia España y dijo “objetivo cumplido”. Más tarde ha insinuado cínicamente que nos vayamos preparando que nos va a mandar más buques. ¿Qué solución al problema es esa? ¿Qué es lo que tenemos que aprender de Italia?

Comentarios cerrados.