Si eres un traidor, fuera de la selección. Piqué go home

Nosotros no queremos a Piqué en la Selección Nacional. Es más, mientras juegue Piqué en la Selección, o si aparece por allí otro imbécil como Sergi Roberto, nos parece hasta bien que a la Selección Española le llamen la roja. Nos podemos decir que nos dé igual lo que le pase a la roja, no podemos evitar un lazo sentimental, pero si juega Piqué en la selección entendemos que esa selección  a España no la representa y la cosa nos importa menos.

Para Piqué la selección es su segundo equipo. Acude a ese equipo como un buen profesional. Punto. Pero las selecciones representan naciones, una nación que, en este caso, para Piqué no existe o de existir resulta que es una nación que ocupa la suya: Cataluña. La indignidad de Piqué por jugar en la selección de una nación que ocupa la suya no es nuestro problema. La indignidad de España por contar en su selección con un separatista traidor, sí es nuestro problema.

¿Silbar a Piqué? No lo entendemos. Que un catalán sea un traidor a España y un traidor  a los separatistas es desagradable pero Piqué juega  con España no por su culpa sino por culpa de quien le llama. Hay que silbar a Lopetegui y a la Real Federación Española de Fútbol. No vale ganar como sea.  Nosotros preferimos jugar peor al fútbol, tener peor equipo para el mundial, tener menos posibilidades de ganar un mundial que tener en la selección a un español que reniega de España.

3 Comentarios

  1. Pones esto justo cuando la afición española se ha reconciliado con Piqué y le brinda una ovación de homenaje tras el magnífico partido contra Argentina. El correspondió también con aplausos.

  2. Que Piqué reciba el aplauso de una parte de la afición sólo significa que una parte de los españoles es lela y que los medios de comunicación han tenido cierto éxito en limpiar la reputación de un jugador indigno que juega con un país de odia y cuya destrucción apoya. España no debe tener gente así en su selección.

  3. Si esto fuese un espectáculo circense, quizás habría que aplaudir por lo bien que Piqué ha movido la patita, pero dado que se está representando a un País, nos sobra alguien que no se sienta identificado con aquello que representa. Que mejor momento para criticarle que éste, en el que algunos desmemoriados parecen haberse reconciliado con él.
    Yo prefiero una selección que batiéndose el cobre pierda y llore por no haber podido llevar a su selección a lo más alto, que una selección en la que los figurines ganen de calle, y luego saquen la peineta cuando suena el himno.

Comentarios cerrados.