Según la prensa independentista cuatro fascistas españoles agreden a siete soberanistas que ponían una bandera estrellada en Manresa

Una vez más es el pueblo español que está hasta las p……. el que tiene que poner freno a tantos desmanes, esta vez ha sido en Manresa, ya hace unos días habían retirado del mismo mástil una bandera independentista, bandera que en un acto de reposición los separatistas trataban de volver a colocar, y mira tú que volvieron a encontrarse con otro grupo de españoles que hicieron lo que debían haber hecho los agentes de la policía local y  autonómica que miraban para otro lado, es decir evitar la comisión de un acto ilegal. Porque ilegal es alzar una bandera independentista, con pretensiones de extranjera en territorio patrio, es un acto en el que se pretende restar soberanía a nuestra nación, y cualquiera que sea biennacido debe impedirlo, por las buenas o incluso por las malas. Porque cuando se ofende a la Patria algunos seguimos pensando que son válidas otras dialécticas.

Del mismo modo que si alguien ofende a nuestra madre en nuestra presencia, estamos legitimados para soltarle un sonoro bofetón, aunque luego debamos responder legalmente por ello. Cuando es a nuestra madre patria a la que se ofende la respuesta no debe ser menor.  Cuando un montón de Españoles a lo largo de la historia ha dado su vida porque la bandera rojigualda ondee sobre el territorio nacional con carácter soberano y de manera exclusiva sobre cualquier otra, no es permisible que las fuerzas de seguridad hagan una constante dejación de funciones, y cuando eso suceda siempre habrá un grupo de valientes dispuestos a impedirlo. La mayoría silenciosa ha estado demasiado tiempo callada, y ahora ya no permanece con la boca cerrada, ojalá desde cualquier rincón de España ante la comisión de una falta de respeto a nuestra gran nación, dé la respuesta necesaria, y la respuesta ha de ser rápida, cargada de sentimiento y proporcionada a la ofensa cometida.

En este caso, dice la prensa independentista que cuatro fascistas agredieron a los siete soberanistas catalanes que pretendían reivindicar el territorio,  al parecer hay siete heridos, los digitales separatistas les apoyan, y dicen que tuvieron que ser protegidos por sus mossus, tras los que se refugiaron. Unos y otros fueron identificados, y ahora los “estrellados” quieren poner denuncias.  Esto acabará mal, y es lo que están buscando.  Desde nuestro medio, apoyamos a todo aquel que evite  que ondee “la cubana”, faltaría más, al igual que la prensa subvencionada por la Generalidad apoya lo contrario.  Y evidentemente invitamos por una cuestión de urbanidad, a retirar basura de cualquier punto donde se exhiba, ya tenga forma de bandera o de lazo, es nuestro deber cívico.

Paralelamente, vemos con sorpresa una campaña en las calles de Barcelona que a través de pegatinas, invita a apedrear las esteladas.  Lo que decimos la gente está harta. Sirva como ejemplo que la bandera estrellada gigante, que se empeñan en poner en el ayuntamiento de Granollers ha sido ya retirada en unas QUINCE ocasiones, derribando incluso el mástil que la sujetaba.

Desde aquí sólo podemos dar las gracias a los que arriesgando su seguridad personal, se convierten día a día en héroes anónimos.

3 Comentarios

  1. ¿Como se puede ser tan facha?, ¿quien os legitima a nada? supongo que la gracia de Dios. De lo que la gente esta harta es de energúmenos como vosotros que lo arregláis todo a palos y con jueces corruptos que respaldan vuestras ideas fascistas

Comentarios cerrados.