Según el Tribunal Constitucional los papás y las mamás no son iguales

Por fin el Tribunal Constitucional tras mucho pensar y debatir ha llegado a una conclusión de perogrullo,  Los hombres y las mujeres no son iguales, no sólo como realidad natural, sino incluso tampoco en derechos.

El Pleno del Tribunal Constitucional ha llegado a la conclusión y así lo ha plasmado en una sentencia que el hecho de que un padre disfrute de menor permiso de paternidad que el de maternidad, no es discriminatorio.

Concretamente dicen así:  “La atribución del permiso por maternidad, con la correlativa prestación de la seguridad social, a la mujer trabajadora, con una duración superior a la que se reconoce al padre, no es discriminatoria para el varón”  

Y hasta nos parece normal a los que nos movemos por parámetros normales,  distinto es con relación a los que llevan el igualitarismo a la máxima potencia.  Imaginamos que estos verán esta sentencia como una  reflejo de la denigrante sociedad patriarcal, que sigue considerando a la mujer un ser inferior y que por tanto debe ser sujeto de mayores atenciones, cuidados  y protección con relación al hombre que al fin y al cabo es un dechado de virtudes y que nada precisa.

El ponente de la sentencia ha sido Andrés Ollero, quien seguramente también podría haber firmado tras otro mes de estudio, lo mismo que afirmaba un autobús naranja que recorría la geografía española y que fue tan criticado: Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva.

Hay una asociación que pelea por los permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción. (PPiiNA). Esta asociación presentó un recurso de amparo junto a un padre de familia perteneciente a la misma, contra una sentencia del tribunal Superior. Pero ahora con estos argumentos les han desestimado el recurso, y mantienen la denegación del permiso con la misma duración de 16 semanas que tienen las mujeres.

 

Como verdad suprema (para eso lo ha dicho el Constitucional), mantiene con toda su flema:

“La maternidad, el embarazo y el parto son realidades biológicas diferenciadas de obligatoria protección, que se refiere a la protección integral de las madres. De ahí, que las ventajas que se determinen para la mujer no pueden considerarse discriminatorias para el hombre”, señala el fallo judicial.

Coño, coño, coño,  (perdón por la interjección que nada tiene que ver con el texto).

Hombres y mujeres no son iguales. Lo ha dicho el Tribunal Constitucional, acabáramos.