Se acerca Sant Jordi: rosas amarillas y listas de libros prohibidos

Se sabe que Sant Jordi está cerca porque se habla de ello más allá de los despachos de los editores (donde se habla de Sant Jordi todo el año).

Este año, dicen en Òmnium, la rosa debe ser amarilla. Floristas y productores se llevan las manos a la cabeza: no se crían rosas amarillas, perderán el trabajo de meses. ¿Quizás un lazo amarillo acompañando la rosa roja de siempre también les sirva?¿Pueden dejar los de Òmnium vivir en paz al resto de los mortales?

Por otro lado, en las redes hay listas interminables de los sellos editoriales que no debes comprar si eres un buen ‘indepe’. Otra bonita iniciativa por parte de estas asociaciones subvencionadas por el Estado que se dedican a controlar lo que tiene y no tiene que leer el resto.

Nos espera un Sant Jordi muy movido.