San Puigdemont, Virgen y Mártir.

Benedicció de roses

El abogado Paul Bekaert, encargado de la defensa del expresidente de la Generalidad, a la vista de que la detención de su cliente puede ser inminente, si se cursa una orden de detención internacional, intenta asustar a la justicia española, con la amenaza de convertir a Puigdemont en todo un mártir.  

Obviamente este abogado liante, con experiencia en retrasar o impedir extradiciones  era la mejor opción a la que podía acudir un político trilero, un auténtico tahúr del Mississippi, o del Fluviá; un tramposo de libro, un experto en decir una cosa y la contraria, o en decir que dice, sin decir nada; un Ozores parlamentario, un bluff de campeonato… entre pillos anda el juego.

No te descuides Bekaert, y ve preparando la jura de cuentas, que este se te marcha sin pagar.