Ronaldo, haz lo que quieras pero hazlo. La princesita está triste

Tras la exhibición del tal Rubiales, al que solo oirle hablar da miedo y preocupa, cesando al entrenador de la selección española dos días antes del inicio del mundial, hemos entrado en la exhibición coñazo de Cristiano Ronaldo en el Madrid. Ronaldo, la princesita, está triste. ¿Qué tendrá la princesa?

¿Qué tendrá la princesa? Nos la bufa. Ya está bien. Ronaldo es un jugador muy bien pagado en el fútbol mundial, al que el Real Madrid ha rodeado de una extraordinaria plantilla que le ha permitido obtener trofeos colectivos importantísimos y galardones individuales, como el Balón de Oro, de forma repetida. ¿No está contenta la princesa? Que se pire.

Un tío al que le ofrecen 30 millones netos al año, igualando la mejor oferta que el portugués haya obtenido por ahí, dice que no se siente querido por el Madrid. Un tío al que le dejan salir por 100 millones de euros en un mercado de fichajes que se ha vuelto loco dice que no se siente querido por el Madrid. Un tío al que compañeros y afición le piden que se quede, a pesar de la cagada de sus declaraciones el día que el Madrid gana la Champions, dice que no se siente querido en el Madrid. Pues nada, quizá hubiera sido bueno mandar a la princesita al psicólogo para que se lo haga mirar. Si no estamos a tiempo, que se pire de una vez y deje de dar el coñazo.