Rodrigo Lanza se ensañó con su víctima pateándole la cara ya moribunda

El auto por el que la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Zaragoza, Natividad Rapun, ha enviado este jueves a prisión a Rodrigo Lanza como presunto autor de la muerte de Víctor Láinez detalla que el joven antisistema se ensañó con la víctima pateándole la cara una vez que ya estaba caída en el suelo moribunda. En su escrito, la magistrada destaca que los informes médicos también descartan que esta tuviera ocasión de defenderse.

La juez hace un relato detallado de lo ocurrido en el bar El Tocadisco de la capital aragonesa en la madrugada del pasado 8 de diciembre. Así, señala que varios testigos presenciales han coincidido en señalar que el motivo de la agresión fue «el simple hecho de portar, en el legítimo uso de su libertad personal, unos tirantes con los colores de la bandera española». El auto destaca que ese fue el único móvil que llevó a Lanza a golpear a la víctima «por la espalda sin posibilidad alguna de defensa y utilizando al efecto un objeto lo suficientemente contundente como para provocarle una fractura ósea» en la cabeza que le causó una hemorragia y le afectó al cerebro. Según el informe preliminar de la autopsia, esta fue la «lesión principal y causa de la muerte».

Ello provocó el desplome de Láinez al que su agresor siguió golpeando en el suelo. «Le propinó fuertes golpes en la cabeza, quizá patadas, que le provocaron la rotura de los huesos propios de la nariz y zonas adyacentes». En este sentido, la juez recalca la «gran intensidad traumática» de la agresión «tanto en la parte posterior como anterior de la cabeza, sin que se aprecien signos externos de reacción o defensa de su cuerpo».

2 Comentarios

  1. 1. Para quienes no conozcan Zaragoza, es una zona llena de bares de copas, donde siempre hay gente en la calle, fumando, etc.
    2. ¿De verdad que no hubo testigos? No me lo creo.
    3. Si son hombres, o mujeres, SU OBLIGACIÓN ES COLABORAR CON LA JUSTICIA, Y QUE ESTE HIJO DE PUTA SE PUDRA EN LA CÁRCEL.
    ¡Lástima que no le pongan en un modulo lleno de maricones, a ver si es tan «hombre» con ellos!

    • Pienso lo mismo que usted.
      Conozco la zona, y creo que hubo COBARDES QUE NO SE ATREVIERON A INTERVENIR, NI SIQUIERA A GRABAR LO SUCEDIDO CON EL MÓVIL, llamar al 091, etc.
      La gente sale a la calle con las copas, pues quieren fumar, y a veces hay más personas fuera que dentro de los bares.
      SOMOS UN PAÍS DE COBARDES, Y EN ZARAGOZA TODAVÍA MÁS.
      Un verdadero asco.
      Dicho lo cual,
      ¿NO HABRÍA FORMA DE QUE ALGUIEN ORGANIZARA UNA MANIFESTACIÓN O ACTO DE REPULSA DE LO SUCEDIDO…?
      Y se podría invitar al impresentable que tenemos de alcalde, más que nada para poder decirle a la cara lo que pensamos de él.

Comentarios cerrados.