Ricardo Costa canta la Traviata y retrata al PP

Saltó la gallina. Salió el gordo. Todos los sabíamos pero, por fin, un señor del PP, que lo ha visto y que lo ha hecho, ha cantado: el PP se financiaba en dinero negro a base aportaciones de empresarios que recibían adjudicaciones en concursos de la Generalidad valenciana. ¿Alguien tenía la menor duda de que esto era así?

Pues bien que nadie tenga tampoco la menor duda de que esto es así en todos los niveles de la  administración, salvo quizá el estatal,  no sólo con los concursos públicos sino con otras actividades administrativas de Ayuntamientos y CC.AA. ¿Es generalizado? Sí.

Habrá quien eche la culpa a los empresarios. Se equivoca. No es que el empresario soborne, es que el empresario  es chantajeado y o entra en la ruleta o se queda sin trabajo y, si se le ocurre denunciar, acaba con problemas legales de todo tipo con todas las administraciones de España, incluida la estatal.

¿Soluciones? Se nos ocurren, a vuela pluma, dos. La primera  fomentar  la denuncia de la corrupción con apoyo al denunciante, es decir, el empresario denunciante de corrupción debe ver premiada su denuncia precisamente con concursos públicos. Y en segundo lugar un cambio en el sistema de adjudicación de los concursos. Empresas homologadas por sectores, precios cerrados en los concursos y nada de ofertas y adjudicaciones sino sorteo y listado y a la empresa que le toque por el precio predeterminado, adelante.

2 Comentarios

  1. Pasada la vuela pluma, lo obvio es aumentar las penas por corrupción y disminuir los beneficios penitenciaros para lis condenados por malversar dinero público.
    Como en todo, si no hay verdadero miedo, no hay recato. Nadie, exceptuando los suicidas, salta desde las alturas sin paracaídas.

Comentarios cerrados.