Representantes de la ejecutiva del PSOE se desplazarán hoy al Valle de los Caídos Para que el monumento se transforme en un Centro Nacional de Memoria.

Pretenden reivindicar de manera sectaria la reforma de la Ley de Memoria Histórica y demandar que ese conjunto monumental deje ser un lugar de «memoria franquista y nacional-católica» y se transforme en un Centro Nacional de Memoria.
Desde luego y perdón por los improperios… pero hace falta ser gilipollas, pretender que una basílica deje de ser católica, y que además se convierta en un Centro Nacional de Memoria, ellos si que no tienen memoria, deberían recordar que en la propia esencia del Valle, estaba la creación de un Centro de Estudios y de memoria, cuyo fin era que los hechos que habían llevado a media España a luchar contra la otra media no se volvieran a producir, y ese centro lo cerraron ellos mismo en época de Felipe González.
La delegación socialista estará integrada por el secretario de Justicia y Nuevos Derechos, Andrés Perelló; el responsable de Transparencia y Democracia participativa, Odón Elorza; el de Memoria Histórica, Fernando Martínez; y la secretaria de Justicia de la Ejecutiva regional del PSOE de Madrid, Macarena Elvira Rubio.
Los socialistas llevan años dando la matraca con que el Valle de los Caídos debería reconvertirse en un espacio para la cultura de la reconciliación. Serán animalitos… que mayor reconciliación que el entierro de manera colectiva y sin distingos de los combatientes de ambos lados, como víctimas de una Guerra Civil, a ellos les gustaría añadir que como víctimas del Franquismo. Pero eso no es cierto, porque los enterrados allí debían tener tres requisitos, ser combatientes de ambos lados, tener una raíz católica y ser españoles. Lo demás es marear la perdiz con un lenguaje maniqueista, que irá in crescendo a medida que nos acerquemos a las fechas electorales. Y es que sus estudios de mercado les han indicado que ir contra Franco les da muchos votos.
Así está recogido en la propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica, que registraron en el Congreso el pasado diciembre y establece expresamente que los restos de Franco se sacarían de allí, mientras que los de José Antonio Primo de Rivera se trasladarían a un lugar no preeminente del recinto o al que designe su familia.
Más vale que muchos de ellos tuviesen un poquito claro, que el Valle de los Caídos es el único monumento funerario del mundo, en el que un líder victorioso, al final de una guerra civil, enterró juntos como hermanos, a vencedores y vencidos, en el deseo de que estuviesen unidos en la muerte aquellos que habían estado en bandos contrarios cuando estaban en vida.
Habría que recordar que cuando el rojerío ha ganado alguna guerra, los cadáveres de sus enemigos se han quemado y lanzado al mar para que no tuvieran sus familiares donde ponerles una triste flor.

1488276213_875890_1488296461_noticia_normal