Rajoy tira la toalla y predice un futuro de secesionismo para Baleares ligado al catalán.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha alertado este sábado del riesgo de que Baleares cometa los mismos errores que Cataluña debido a que sus dirigentes políticos se inventen los mismos problemas que han provocado la situación que ahora están viviendo los catalanes.

Rajoy ha hecho esa advertencia en la clausura de la convención nacional sobre turismo que ha celebrado el PP en Palma y en la que, tras destacar los beneficios que para toda España reporta este sector, ha lamentado que haya gobiernos, en alusión entre otros al de Baleares, que lo «demonicen». «Lo último que necesita Baleares es seguir el ejemplo de división, enfrentamiento e invención de problemas que causa tantas dificultades a todos los catalanes», ha añadido.

El problema catalán, que no era, que fue y que parece seguirá siendo antes, durante y después de la aplicación del 155, entronca sus orígenes en un Estado de las autonomías, en una redacción ambigua y perversa de la Constitución del 78 y en unos desarrollos estatutarios de pactismo renombrado de consenso. Pactar para gobernar, a cualquier precio, al precio de trocear España si fuese preciso. Uno tras otro, desde Suárez a Rajoy.