Rajoy, Soraya, Montoro y otro buen puñado de traidores

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no da por roto el pacto con Ciudadanos sobre la aplicación del artículo 155 en Cataluña y resta importancia a la amenaza del líder de Cs, Albert Rivera, de dejar de apoyar al Gobierno en esta materia ya que está convencido de que ambos partidos, junto con el PSOE, seguirán actuando juntos en Cataluña.

Recordemos que Rivera afeó ayer en el Congreso de los Diputados a Rajoy que el Gobierno no haya presentado un recurso al Tribunal Constitucional contra la delegación de voto de Carles Puigdemont y Toni Comín, votos que permitirán que haya una mayoría independentista en el Parlament y que salga elegido un presidente de Junts per Catalunya en segunda vuelta. El presidente le contestó a Rivera que no lo recomendaban los servicios jurídicos.

“En lo fundamental estamos de acuerdo –ha dicho Rajoy en Antena3-: defendemos la unidad de España, la soberanía nacional, el sistema democrático y todos -ha añadido- queremos que a la mayor celeridad haya un gobierno en Cataluña dentro de la ley”.

Y es cierto: PP, PSOE y Ciudadanos quieren un gobierno en Cataluña dentro de la ley. El problema es el encaje que están pergeñado para contentar al independentismo y meter su proyecto secesionista dentro de la ley. En este sentido, el lavado de cara de la Constitución, por detrás, con premeditación, nocturnidad y alevosía, tratando de evitar el referéndum imprescindible (e insuficiente) del pueblo español sobre el nuevo engendro territorial y pactando con los enemigos de la unidad de España, sería, como se ha hecho notar en algunas tertulias radiofónicas, la mayor traición a España desde la batalla de Guadalete. En el principio de acuerdo –en el que ya estaría el PSOE de Sánchez- la financiación en forma de “cupo catalán” y agencia tributaria propia tienen una importancia vital (recordemos que todo este asunto del “prucés” trata de esconder las vergüenzas de los ladrones de la Generalitat y de sus mochilas en Andorra) y, por ahí, los jefes de Albert Rivera del Ibex35 harán entrar al muchacho en razón.