Quitad las manos. Interesante artículo de César Vidal en La Razón

Poco a poco se caen las vendas, esas que nos impedían ver la tozuda realidad, hoy ha sido César Vidal, el que en un interesante artículo deja bien al descubierto que es mucho mayor la censura, el adoctrinamiento, y el totalitarismo de la ideología, ahora en plena democracia, que durante la dictadura del Generalísimo.

No podemos estar de acuerdo con todo lo que dice, dado además que nos separa ideológicamente todo un mundo, lo que hace que sus palabras adquieran mayor valor, dice César Vidal en su artículo, que el franquismo que él vivió, no era justo el de posguerra, y que salvo la omnipresencia de la iglesia en todo… las cosas no eran tan malas, que toda la población participaba masivamente en ritos, fiestas, celebraciones populares, y que estas en muchos casos han desaparecido. Que el yugo y las flechas, aparecían en las viviendas sociales del franquismo pero poco más, y el peso de la Falange era meramente testimonial.
Que Franco aparecía de continuo en los medios, pero no adoctrinando, sino en actos protocolarios. Que la censura se había relajado bastante; y que comparativamente la cuestión ha empeorado muchísimo, se ha deteriorado de forma angustiosa, por la presencia de determinados lobbies, mencionando a modo de ejemplo, el nacionalismo catalán o la asfixiante ideología de género.
Manifiesta César Vidal que jamás vio una cabalgata con santos o con banderas de la Falange, y ahora en ellas se incluyen muestras de apoyo a los golpistas de Cataluña, o han de contar con homosexuales o transexuales.
Que Bardem era un conocido miembro del PCE, y dirigió películas y recibió premios. Se pregunta quien ahora podría recibir premios o coquetear con el mundo de la cultura, tras manifestarse hasta sus partes nobles de la Ideología de Género. César compró el capital de Marx y libros sobre la revolución rusa en plena dictadura, pero que alguien intente publicar en Cataluña después de manifestarse en contra del Nacionalismo. Recuerda la liberalidad de las clases de un profesor falangista que le impartía FEN (Formación del espíritu Nacional), y sin embargo ahora es imposible que alguien discuta sobre el insostenible estado autonómico. Y lo que manifiesta César como absolutamente intolerable, más allá del totalitarismo de la ideología de genero o del nacionalismo. Son los niños. ¡Quitad las manos de ellos ! concluye.