Quim Torra se cabrea como una mona y rompe con Felipe VI

La estupidez del presidente de la Generalidad, Joaquín Torra, no conoce límites. La pataleta por la incapacidad de romper España es terrible. En su cara de paleto se dibujan los colores de la rabia. Rompe relaciones con el rey de España. Bueno, va a estar en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo y ya, y sin saludar ni nada, con los brazos cruzados, indignadísimo y mirando para otro lado. Y no va a invitar nunca más al rey de España a pisar “su casa”, Cataluña. Está cabreadísimo, de verdad. Quienes le conocen de verdad dicen que ya no puede más de lo enfadado y mosqueado que está con los fascistas que mantienen a tantos buenos payeses encerrados.

Mira, Quim, imbécil: el rey de España seguirá pisando Cataluña cuando le salga de sus reales cojones. Nosotros vamos a estar ahí aplaudiendo cada vez que la testosterona del monarca decida pegarse una vuelta para ver a los españoles de Cataluña. Esperamos que lo haga muy a menudo a partir de ahora y que fije allí su residencia si lo cree necesario. Vas a conseguir que nos caiga simpático y todo. Imbécil.

1 Comentario

  1. Esa señora y esa hija, con aspecto de bordeline, ¿son su esposa e hija, por un casual?
    El tiene unas pintas de payés, burro e inculto, que echa para atrás.
    Y sobre ellas…, prefiero no ofender a nadie.,
    Comprendo que estén tan enfadados con España. La naturaleza no ha sido generosa con esa familia Adams.

Comentarios cerrados.