Quemar al rey además de ser legal, tiene premio

Estrasburgo ha dado la razón a los dos hijosdeputa que quemaron la foto del Rey en Gerona, (obviamente lo de hijosdeputa, independientemente de que pudiera ser una “exceptio veritatis” lo decimos en base a nuestra libertad de expresión), tal como hace el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que entiende que en el hecho de quemar fotos del rey no hay incitación al odio ni violencia. Suponemos que como era septiembre y refrescaba … no les quedó mas remedio.

Dice Estrasburgo que la pena de prisión no fue proporcionada y que la condena a 15 meses de cárcel por injurias a la Corona, vulnera el derecho a la libertad de expresión que estos dos adalides de la libertad llamados Enric Stern y Jaume Roura pretendían ejercer.

Por ese exceso comoetido por España contra estas pobres víctimas de represión liberticida, España tendrá que indemnizarles con 7.200 Euros a cada uno.

Los hechos se remontan al 13 de septiembre de 2007 cuando, durante una visita institución del rey Juan Carlos I a Girona y en el marco de una manifestación independentista y antimonárquica autorizada, ambos jóvenes prendieron fuego a cara cubierta a una fotografía en tamaño real de la pareja real que previamente había colocado boca abajo.

En vez de hacerles entrar en la cárcel se les reemplazó el castigo por una multa de 2.700 euros a cada uno. La sentencia fue ratificada por la Audiencia nacional. Ambos terminaron abonando el montante requerido pero decidieron presentar recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. Los jueces españoles rechazaron el recurso y agotada la vía española decidieron acudir a Estrasburgo denunciando la vulneración de su derecho a la libertad de expresión y a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

Después de que hace unos días Estrasburgo condenase a España por maltratar a unos etarras que acababan de volar la T4, en el momento de detenerles… porque al parecer no se dejaban. Ahora los jueces consideran que si en Valencia se hace la cremá que en Barcelona bien se puede hacer con la foto de los Reyes, y de manerá unanime consideran qeu hubo una violación del art. 10 de la Convención europea de derechos humanos en su derecho a la libertad de expresión, ya que se trataba de una crítica política más, de la institución de la monarquía en general, y en particular del Reino de España como nación.

Que en realidad quemar la foto del monarca no fue “un ataque personal al rey de España dirigido a insultar y vilipendiar a su persona” sino “una denuncia de lo que el rey representaba como jefe y símbolo del aparato del Estado y de las fuerzas, que según los demandantes, habían ocupado Cataluña”. Algo, que cae dentro de la crítica o disidencia política y que corresponde a la expresión de rechazo a la monarquía como institución, siendo la quema de las fotos, un “evento provocador” para atraer la atención de los medios de comunicación y que no iba más allá que transmitir un mensaje crítico en el marco de la libertad de expresión, pero no era su intención incitar al odio o a la violencia contra la persona del rey, “debe ser interpretado como una expresión simbólica de insatisfacción y protesta”, esto también lo ratifica el Juez español Luis lópez Guerra.

A veces relatar este tipo de noticias sube la presión arterial de estos redactores, Europa es una sociedad enferma, con unas instituciones enfermas, donde la libertad de expresión no puede ampararlo todo, por mucho menos gente que se siente muy española y con ideales patriotas, están condenados, porque en esta perversión constante de la justicia, las leyes y preceptos se retuercen de manera torticera, hasta que las leyes dicen lo que los jueces quieren que diga. Eso genera una tremenda inseguridad jurídica, dado que para unos los derechos y libertades son íntegros, y para otros se cogen con pinzas. Unos pueden quemar retratos de los reyes en aras de su libertad de expresión, y a otros por entrar en una librería y decir que Cataluña es España los condenan a cuatro años.

Cada vez da más asco esta sociedad en la que vivimos.

2 Comentarios

  1. Esta es la “despedida” del juez español, cuyo nombre ahora no recuerdo, puede que López Guerra, y que fue nombrado a instancia del “insigne” Zapatero, por tener “el gran mérito” de ser de León.
    ¡Otro imbécil y traidor a España, igual que Zapatero!
    Esperemos que la nueva juez, María ELÓSEGUI, que tomará posesión el próximo jueves, día 15 de marzo, SEA UN POCO MÁS SENSATA Y PATRIOTA ESPAÑOLA.

  2. Supongo que el Rey, el cual se ha olvidado de los gerundenses, también ha tenido “su premio” para nosotros. Sin hacer ni mucho menos aplauso a lo de este Tribunal Europeo que conste, y sí a la queja de nuestra situación por enésima vez.

Comentarios cerrados.