¡Qué bonito es el verano en Doñana!

Los españoles estaremos un poco más jodidos desde este fin de semana. La canciller alemana, Angela Merkel, viene a pasar el “finde” a Doñana con su amigo Pedro Sánchez. De fondo, las marismas y el problema migratorio (que solo es problema para nosotros, la gente). Lo que brote de las reuniones que mantengan será más ponzoñoso que un vertido de la laguna de Aznalcóllar pero estará bendecido por la nueva directora del Instituto de Estudios Africanos. A la buena de Begoña le tocará bailar con el más feo, Joachim Sauer, el marido de la Merkel.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantiene este fin de semana un encuentro informal en Doñana con la canciller alemana, Angela Merkel, una reunión con la que quieren estrechar su ya “excelente sintonía” y que estará centrada en la política migratoria, prioritaria en la agenda de ambos mandatarios.

Sánchez ha invitado a Merkel a pasar el fin de semana en Doñana, donde el jefe del Ejecutivo descansa unos días acompañado por su familia. La canciller llegará poco después de las 13:00 hora peninsular al Palacio de los Guzmán, sede de la Fundación Casa Medina Sidonia, donde será recibida por el jefe del Ejecutivo español.

En ese mismo lugar mantendrán un almuerzo de trabajo del que después informarán en una comparecencia conjunta ante los medios de comunicación, que se prevé para las 15:15 horas.