Puigdemont quiere manejar la caja del partido por si falla el fondo de resistencia

El expresidente catalán Carles Puigdemont está dispuesto a  quemar las naves si no le dejan que siga llevando las riendas del partido. Así lo manifestó este miércoles durante una reunión mantenida en Alemania con alcaldes de la Asociación Catalana de Municipios (ACM).  Muy farruquito les dijo a los mensajeros: “Decidle a Marta Pascal que aspira a convertirse en secretaria general del partido en el congreso de este fin de semana, que si quiere seguir cortando el bacalao en el partido, el lunes se da de baja del PDeCat; él no ha nacido como hombre florero. quiere todo el poder, el que le da el manejo del Gobierno, del Partido y sobre todo de la caja a la que llegan las subvenciones.

De  momento está viviendo de la caja de resistencia, pero eso es pan para hoy, y posíblemente hambre para mañana, y Puchy prefiere no arriesgar, porque además de ser una cantidad incierta, parece que lleva una línea decreciente, mientras que poder manejar los millones de subvenciones estatales que maneja el partido le parece mucho más rentabale.

En los últimos meses, Puchy y los suyos han presionado constantemente a la dirección del Partido a fin de qno perder el control del mismo. Si no saliesen las cosas como quiere posiblemente sus maniobras pasen por dinamitar el partido para vivir al menos de las subvenciones que consiga la facción en la que él permanezca.

Muchos empiezan a pensar que se está excediendo y que su programa es altamente tóxico, que no lleva a nada, que se está pasando por un momento un poco  con Marta Passcal.

De momento los barones de PDeCat, le están criticando tanto ese ataque porque además consideran que la Sra. Pascal le ha había sido bastante fiel a dirección del partido, donde se encuentra también Puigdemont. La crítica es por tanto justificada, y el hecho de que ahora esté desarrollando desde la «transversalidad» el Movimiento 1 de Octubre, augura los peores presagios, y ello sin descontar que si no se llega a un acuerdo  haya que ir a una nueva convocatoria de elecciones en Cataluña.

Tanto en ERC como en el PDe Cat, se desconfía de la Crida, y de los nuevos cambios pretendidos, y son de la idea de que  “los continuos cambios de rumbo, de estrategia, de nombre o de modelos que está impulsando un sector del independentismo solo contribuyen al desconcierto de los ciudadanos y a la división del espacio soberanista»

Para el resto de España, en este caso pensamos en el cuanto peor … mejor.

Vamos que si se hunden ellos en Cataluña, ganaremos todos.