Puigdemont pone a trabajar a sus cerdos en la búsqueda de la trufa de las menores en Cartagena de Indias

Casi en el mismo instante en que se hizo pública la grabación de la ministra Dolores Delgado en la que hace el comentario sobre los juegos de jueces y fiscales del Supremo montándoselo con menores en Cartagena de Indias, Puigdemont puso a trabajar a sus cerdos para que hocicaran en busca de la codiciada trufa: que alguno de los jueces o fiscales que persiguen el Procés, estuviese de parranda en Colombia por aquellos días.

De encontrar alguna (no pondremos la mano en el fuego por nadie a estas alturas), la ministra de Defensa habrá puesto en bandeja, directa o indirectamente, por culpa de su falta de integridad profesional (pese a lo que diga el prevaricador de Garzón), la enésima excusa que necesitan los golpistas para ladrarle su victimismo al mundo.

Ya era malo que jueces y fiscales se engolfasen con menores; ya era malo que la fiscal que lo presencia no denuncie; además, la hiena separatista saca tajada por la manga de corruptos y degenerados que habitan en la Administración.