Puigdemont encara las elecciones del 21-D como una segunda vuelta del 1-O

Hace ya más de 30 años la Princesa Leia enviaba un mensaje holográfico para pedir ayuda a Obi-wan Kenobi en la mítica película de La Guerra de las Galaxias a través de R2. Algo parecido ha sucedido hoy en la plaza 1 de octubre de Sant Julià de Ramis cuando ha aparecido la imagen de Puigdemont presentando su candidatura desde Bruselas.

“El espíritu del 1-O es el espíritu que puede doblegar el autoritarismo y que ha obligado al Estado a asumir que el futuro de los pueblos no se decide en un consejo de ministros ni en un tribunal, sino que el futuro de los pueblos se juega en las urnas” ha sentenciado el presidente cesado. Acerca de las elecciones autonómicas del 21-D, Puigdemont las ha calificado como “una segunda vuelta del 1-O” con la esperanza de que “vuelva a haber otra victoria histórica para hacer de la vía pacífica y democrática el único camino para avanzar”. “Tenemos que cambiar de Estado para conseguir cambiar de era, para pasar de un Estado que aún vive en el siglo XX o XIX, y cambiarlo por uno que hable con el mundo de los retos del siglo XXI”, ha señalado.

Confiamos poco en que al Tribunal Supremo le quede claro que cualquier declaración como esta pronunciada por Puigdemont o por cualquiera de los que quieren salir en libertad provisional, se contradice escandalosamente con cualquier declaración de acatamiento que quieran colar.

Es lamentable que Puigdemont y su banda puedan presentarse a unas elecciones que no van a solucionar absolutamente nada en Cataluña. Es un espectáculo bochornoso.