Puigdemont… el nuevo Espartaco

Oda al nuevo Espartaco.
Un nuevo Espartaco anda
por las calles de Bruselas;
garboso como gacela,
luce estilosa bufanda.
Redentor de esclavizados
al viento el grácil flequillo,
con su babero amarillo
tiene al pueblo obnubilado.
¡Oh! Padre de la nación,
¡Oh! Mesías provinciano,
extiende tus recias manos
y danos tu bendición.
Gran genio de la espantada,
tu leal ciudadanía,
acude a ti en romería
para apoyar tu escapada.
Valeroso gladiador,
titán pleno de virtudes
que en olor de multitudes
quiebras el yugo opresor.
Por amor a este tu poble
preferiste el duro exilio
a un confortable presidio.
¡Qué valor! ¡Qué gesto noble!
¡Qué muestra de abnegación
al rechazar el arresto
y decir: -Aquí estoy presto
a sufrir por mi nación!
¡Qué señorío de cuna!
¡Qué frondosa cabellera!
Más gallardo no lo hubiera,
en república ninguna.
De autor desconocido… hasta que tengamos noticias del mismo.