Puigdemont dispuesto a volver a empezar

Reapertura de las embajadas, control de medios de comunicación mediante una Ley Mordaza estrictamente catalana, desarrollo de un Instituto de Estudios Estratégicos, musculación de la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña (suspendida recientemente por el TC), creación de una moneda digital catalana, conversión del Instituto Catalán de Finanzas en un banco público de inversiones o dotar a la ciudadanía de una identidad digital catalana autogestionada son algunas de las medidas que tiene en cartera Carles Puigdemont si es investido presidente de la Generalitat. Se compromete, asimismo, a “promover un gran debate nacional, participativo y el empoderamiento de la ciudadanía que aborde los ejes que han de conformar la constitución de la República Catalana”.

Si vuelve la burra al trigo, aún con más razón… cárcel. Se acabó el cuento de la lechera.