Puigdemont abandona Bélgica rumbo a Dinamarca

Por primera vez desde que llegó a Bélgica hace unos 80 días, Carles Puigdemont abandona el país rumbo a Dinamarca a pesar de la amenaza de que la Justicia española vuelva a activar una orden europea de detención y entrega contra él.

El cabeza de lista de Junts Per Catalunya se encuentra en estos momentos dentro del avión de Ryanair (FR201) volando rumbo a Copenhague, donde tiene previsto participar hoy en un debate universitario sobre la situación política en Catalunya y sus efectos para Europa.

En caso de que el Supremo accediera a la petición de la Fiscalía y Puigdemont fuera detenido en las próximas horas en suelo danés, su entrega a España tampoco sería automática. En ese momento comenzaría un proceso de examen de la euroorden similar al que se vivió en Bélgica el año pasado pero que podría culminar quizás con menos condicionantes a su entrega ya que la legislación danesa no pone tanto énfasis como la belga en la equivalencia de los delitos con su código penal, que en cualquier caso prevé duras penas a los intentos de secesión de una parte del Estado.

Según el letrado de Puigdemont, “no se dan los requisitos más visibles para que se pueda hablar de rebelión” pero no obstante su consejo había sido que no viajara a Dinamarca. Puigdemont, decidido a llevar al extremo si estrategia de tensión para poner de relieve la excepcionalidad de sus situación, ha seguido finalmente su propio criterio.

Fue el Gobierno a través del CNI el
que dejó que Puigdemont se fugase a Bélgica. Hoy viviremos un nuevo episodio de vergüenza de este circo.