Próximo objetivo rojo: Los héroes del Requeté en la montaña de Monserrat

Escribir de los escrito para rectificar o corregir es algo a lo que no nos gustaría tener que dedicar ni un minuto. Pero, a veces, sucede que uno se da de bruces con artículos como el que publica hoy un tal A. Fernández en El Confidencial y en el que parece querer apuntarse a la moda de los periodistas señaladores al estilo de Borrás. Ponemos el enlace al artículo para que el que quiera y tenga tiempo pueda deleitarse con el estilo acusador de los comisarios políticos.

Entendemos que la intención del autor es mover al nacionalismo catalán a tomar partido por la posición del PSOE sobre la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, señalando de paso la ubicación de 404 caídos del Requeté y enterrados en Monserrat. Acierta en decir que son caídos por Dios y por España pues esa era la auténtica vocación e intención de los héroes catalanes allí enterrados, pero lo hace de forma peyorativa para reclamar la atención de la Ley de Memoria Histórica sobre ellos, sin advertir que en la comparación pone de manifiesto que en Cuelgamuros descansan los restos de combatientes de ambos bandos.

Al marcar el enterramiento y lanzar la consigna de “ahí hay enterrado un facha” refuerza el autor nuestro argumento de que podemos estar empezando una guerra de profanaciones. Y esto porque nuestra generación es peor que la de nuestros abuelos y, sobrándonos huevos para atacar las tumbas, tal vez nos falten para matarnos entre nosotros.

Equiparar El Valle de los Caídos con Monserrat es tratar de hacerlo con dos cosas totalmente distintas aunque se levanten sobre pilares similares. El Valle es el monumento erigido a la reconciliación de los hermanos que se mataron en la guerra, bajo la protección de Cristo Redentor; Monserrat es la tumba y descanso eterno de los héroes del carlismo porque, entre otras cosas, en algún sitio hay que enterrar a los muertos, le guste más o menos al PSOE. Apuntar a Montserrat es tan mezquino como el perfil anodino del periodista que firma la información-propaganda.