Protocolo de actuación ante un atentado terrorista: Huye. Escóndete. Lucha

Desde que se elevó  la alerta antiterrorista a nivel 4 (riesgo alto) se debían haber reforzado los protocolos de seguridad, como se ha hecho en todo el mundo occidental, explicando entre otras cosas la forma de actuar a la población civil, que no tiene una preparación militar ni estratégica para afrontar la situación de shock a la que somete un atentado terrorista; sobre todo atentados como los que se están produciendo ultimamente,  en los que no se trata sólo de bombas, sino de atropellos, apuñalamientos y tiroteos a cargo de individuos que de manera indiscriminada pretenden sobre todo conseguir un número elevado de víctimas.

El Ministerio del Interior debía haber hecho llegar a la ciudadanía esa guía de actuación, con consejos sencillos que pudieran interiorizarse, para ponerlos en práctica a la hora de la verdad, si se tiene la desgracia de verse en medio de una situación de este tipo, pero por fin hoy,  los responsables de Interior han presentado una campaña informativa dando consejos de cómo actuar, los especialistas de las empresas de seguridad privada habían tenido que beber de fuentes internacionales, copiando los protocolos de Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

Algunos miembros de este equipo de redacción tuvimos la suerte de poder asistir a una conferencia sobre Yihadismo, en la que el ponente Bruno Navarro Rousseau-Dumarcet, Director de Seguridad, exmilitar, y asesor en temas de terrorismo internacional en Intereconomía, explicaba claramente las carencias que existían en la lucha terrorista de tipo islámico, subsanadas únicamente por la profesionalidad de Policía y Guardia Civil bregadas en mil batallas a causa de la lucha contra ETA.

Mucho es lo que nos queda por conocer de  ese tipo de terrorismo, del que no se quiere hablar claramente por temor a que puedan existir acusaciones de racismo, xenofobia, etc, etc. (los complejos de siempre).

En España no tenemos esa formación ciudadana para enfrentarnos a este tipo de problemas y (más vale tarde que nunca)  el protocolo presentado hoy por Zoido, está basado en tres palabras clave copiadas de los protocolos americanos, si bien… matizadas.

En Estados Unidos se utilizaba «Huye, escondete, lucha» en ese orden: primero corre todo lo rápido que puedas; si estás en un sitio sin salida, escóndete y atrinchérate; y si finalmente lo anterior ha fallado y el enfrentamiento es inevitable, no hagas «el silencio de los corderos», combate y lucha por tu vida de forma enérgica.  En España, como en la cobarde Europa, se ha cambiado este eslogan por otro de tres palabras, HUYE, ESCÓNDETE Y AVISA. En la línea que hacemos todo (así nos va).

Suerte que de vez en cuando nace un Ignacio Echeverria, que a golpe de monopatín demostró que cuando uno lucha y se enfrenta, puede morir, como le ocurrió a Ignacio en Londres, pero salvando la vida de un montón de personas. Aún quedan héroes.