Por suerte… aún quedan pastores en la Iglesia

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha criticado con razón al feminismo «radical o de género» El Obispo ha manifestado que «el demonio ha metido un gol desde sus propias filas» a la causa feminista.

Estas manifestaciones hechas por el Sr. Obispo en Radio María, dentro del programa Sexto Continente, han dejado claro su opinión sobre la huelga feminista del próximo jueves, Para Monseñor Munilla hay dos tipos de feminismo, uno es el lógico, el femenino, el que busca una igualdad jurídica y legal entre hombres y mujeres, que son iguales en derechos, y otro es el «radical o de género», que pretende equiparar en todos los aspectos a ambos sexos.

Para él, el feminismo radical tiene como víctima a la propia mujer y a la verdadera causa femenina. Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas. El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho una especie de ‘harakiri'».

Por eso el feminismo radical defiende causas como el aborto libre y gratuito, el lesbianismo y el bisexualismo y apoya la anticoncepción.
Hay que tener en cuenta que el aborto se ha convertido en un «genocidio femenino» incluso en países como en China se utiliza para que no nazcan mujeres, Los políticos tendrían que intentar reactivar la natalidad, y para eso hay que dignificar la maternidad.

El Obispo no ha rehuido temas, mojándose en sus declaraciones, sin salirse de lo que dice la doctrina de la Iglesia, reconoce que el abuso hacia la mujer existe, este nace desde una concepción machista, en la que ese abuso de la fuerza y del poder por parte del hombre o de ciertos hombres, se convierte en un pecado contra la mujer. Según el prelado ese machismo viene de vivir a un nivel animal en vez de a un nivel racional, por lo que lo que se generan son relaciones basadas en la ley del mas fuerte, relaciones machistas.
Monseñor Munilla por fin ha dado luz a un mundo de oscuridad, sin complejos, sin tener que esconderse, todo lo contrario hay que estar orgullosos, nuestra concepción cristiana del mundo ha prestado un gran servicio a la dignidad de la mujer, entre otras cosas al defender la monogamia y rechazar el divorcio, ensalza a la mujer, cuando un hombre tiene cinco mujeres es difícil que no queden cosificadas, reducidas a un objeto.

¡Cuánto agradecemos estas palabras!. Qué distintas a las que el otro día decía de manera estúpida e innecesaria el cardenal Osoro, asegurando que nuestra madre la Virgen se sumaría a la huelga feminista.
Desde luego Iglesia somos todos, pero un buen pastor lleva a su rebaño a buenos pastos, mientras que un mal pastor despeña a sus ovejas.

Recuerdo un capítulo del Decamerón en el que tras discutir un cristiano con un musulmán de manera amigable para intentar ver cual era la religión verdadera, tras pensar el cristiano que había perdido el debate, obtuvo esta respuesta del musulmán: «sin duda la religión verdadera es la tuya, porque con la catadura de muchos de los que la dirigen, si todavía no ha desaparecido… es porque la sustenta el mismo Dios».
Munilla: Hoy has dado la talla.

2 Comentarios

  1. Es verdad que este Obispo dice lo que tiene que decir…, pero, por desgracia, es la excepción que confirma la regla.
    La práctica totalidad de los Obispos españoles son UNOS COBARDES DE CUIDADO.

  2. Para mi ha sido el Espiritu Santo que nos ha traido al apostol y profeta..con Francisco..y ahora Osoro..Nuestra Iglesia se va acercando a Jesus de Nazaret…y ademas escucha a Maria en su Magnificat..como con Oscar Romero..santo de America Latina..y pronto para toda la Catolicidad..en otoño..Esta Huelga no violenta y plena de corazon es Abrir nuevas Puertas para otro mundo posible..en la justicia ..igualdad..hermandad..y amor y empatia..entre hombres y mujeres..almas de Dios y espiritus fraternales en cobstruir juntos la Buena Nueva de Jesus : Una Comunidad de Amigos y Hermanos iguales en Apoyo Mutuo y Complicidad en amar y cuidar este planeta herido..y ademas escuchar y leer el grito de los empobrecidos..y los gemidos de la Hermana Tierra..Asi sea Amen

Comentarios cerrados.