Por fin el Trib. Superior de Justicia de Cataluña comienza a poner orden. Prohíbe las banderas estrelladas en la vía pública

 

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dictado una sentencia en la cual prohíbe la colocación de una bandera estrellada en una plaza de Sant Cugat del Vallès. La sentencia es consecuencia de la denuncia presentada por Societat Civil Catalana (SCC) contra la decisión del Ayuntamiento de Sant Cugat de instalar una estrellada en la vía pública.

El tribunal sostiene que la estrellada «constituye un símbolo de la reivindicación independentista de una parte de los ciudadanos catalanes representados por una parte de los partidos políticos» y no tiene reconocimiento legal válido como «símbolo oficial de ninguna administración territorial». Los magistrados consideran que es «obvio» que su uso «solo puede ser calificado de partidista».

Asimismo, la sentencia asegura que la exhibición «en el espacio público» de cualquier «elemento» que «representa una opción política» es ilegal, porque vulnera el principio de «objetividad» y de «neutralidad institucional».

Recurso al Supremo
El TSJC desestima así el recurso de apelación presentado por el Ayuntamiento de Sant Cugat, después de que en el 2016 un juzgado de Barcelona prohibiera la instalación de la estrellada en la plaza de Lluís Millet el año 2014. Además, condena al consistorio a pagar las costas judiciales hasta un máximo de 2.000 euros. La sentencia se puede recurrir ante el Supremo.

La estrellada fue retirada el febrero pasado después de la sentencia de la Audiencia de Barcelona ACN

El tribunal dice que las administraciones no tienen libertad de expresión y que los alcaldes no se pueden ver obligados a incumplir la ley por un «mandato popular» de un pleno municipal. Además, dice que los símbolos oficiales sí se tienen que exhibir obligatoriamente, aunque los partidos gobernantes no se sientan identificados.

1 Comentario

  1. Bueno, ni va a ocurrir ni se espera que ocurra.
    Sí es cierto que algunos pueblos han minvado algo la propaganda, pero bueno, ya se vio la plaza de Vic como estaba y los montes cerrados, los carteles y banderas ahí quedan para el futuro.
    Tienen en cada pueblo, como el mío, a la entrada y salida unos mástiles de corto alambre (las banderas están atadas en alambres por arriba para que nadie pueda subir sin un camión-grua). También están en lo alto de montes que se ven des de la carretera, por caminos que solo los de los pueblos sabemos acceder, en algún ayuntamiento es la que consideran oficial (Berga), al menos hasta ahora. Y por si fuera poco, los carteles de la AMI aún están presentes en cada municipio (es decir que el impuesto aún se paga o la cuota) y mil tropelías más. En los pueblos marítimos el cartel de bienvenida al turismo son bloques de hormigón pintado y algún pez en la playa al fondo del mar va con la bufanda amarilla. Y lo más «precioso» es que la brigada municipal del ayuntamiento pertinente es quien se cuida de su mantenimiento. Como en el mío.

Comentarios cerrados.