Políticos independentistas presos: ¿Libertad o prisión?

Barcelona Barcelones 11 02 2011 Sociedad Toma de posesion del nuevo presidente de la Audiencia de Barcelona Pablo Llaneras con la presencia en el acto de la Fiscal jefa Teresa Compte y la consellera de la Generalitat Pilar Fernandez Foto Joan Puig arxiu DG 110211 JP ex 5467 en la foto el nuevo presidente de la Audiencia de Barcelona Pablo Llaneras espera el inicio del acto de su toma de posesion

Han declarado ya ante el Supremo los pocos políticos independentistas que, para la que han liado, hay en prisión. La sensación es que tenían tan claro que el Supremo los ponía en libertad que es hasta posible que se hayan pasado de chulos. De momento el fin de semana lo pasan en la cárcel. No es poco para lo previsto.

El lunes el Supremo resolverá. ¿Libertad o prisión? En El Muro hemos apostado que libertad. Como se han pasado de listos será libertad con una fianza importante. Pero, en nuestra opinión, el Supremo determinará la libertad de todos los políticos presos porque ese es el deseo del Gobierno, del PSOE y, no sabemos, si de Ciudadanos.

¿Es esa la resolución jurídicamente acertada? En nuestra opinión, si en algún momento la puesta en libertad podía tener un pase, lo ocurrido en los últimos días y, muy especialmente, ayer determina que una resolución contraria a la continuación de la prisión provisional sería un escándalo jurídico. Es más, lo procedente sería acordar la prisión de todos los imputados que están en libertad bajo fianza.

¿Por qué? La prisión provisional procede para el supuesto de que el investigado pueda destruir pruebas, pueda fugarse o pueda reiterar su condcuta delictiva. En este caso, sólo parece poco probable la posible destrucción de pruebas ya que lo que hay es tan abrumador que hace falta poco más. Pero el riesgo de fuga es evidente como lo es la posibilidad de seguir delinquiendo.

¿Riesgo de fuga? Por supuesto. Esta gente son una banda organizada. Ellos mismos han transmitido que el hecho de que unos cuantos, entre ellos el Jefe, estén en Bélgica y otros en España es una estrategia lo que significa que los que están aquí no han demostrado una voluntad personal de asumir el coste penal de sus acciones. Los que están aquí lo están por ser lo acordado por la banda. Si la banda determina lo contrario,  y eso es posible, tendremos fuga a Bélgica y, si a la banda le da por ahí, gobierno de la generalidad en el exilio, por ejemplo, todos para Bruselas.

Igualmente sabemos que las declaraciones de los investigados acatando el art. 155 y diciendo que van a ser buenos son mentira. Son táctica. Hoy mismo Artur Mas ha venido a decir que ese acatamiento no es una traición al proceso, sino la táctica jurídica necesaria para salir de prisión y punto. El jefe, Pugidemont, les ha dicho literalmente que hagan lo que sea para salir de prisión y seguir peleando contra el 155. Si el Juez del Supremo no ve esto que se dedique al mus.

¿Que significa lo anterior? Que, en realidad, de verdad, ni acatan el 155, ni renuncian a la unilateralidad, ni van a  ser buenos salvo que las circunstancias, por ejemplo estar en prisión,  les obligue. El riesgo de que sigan delinquiendo no es que exista, es que lo que  no existe es  la posibilidad de que el independentismo no delinca porque no va a abandonar sus objetivos a los que llegará dentro de la legalidad, en la medida que se les fuerce,  y desde la ilegalidad y la unilateralidad en cuanto lo vea posible.