¿Podría volver a ser Artur Más presidente de la Generalidad?

Artur Mas se está dejando ver. Pulula por los medios de comunicación desempeñando un papel de estadista moderado que hace pensar que este muerto está muy vivo.

Manda huevos que el mismo tipo que encendió la mecha de la traca final de lo que está sucediendo en Cataluña vaya paseándose por ahí ofreciéndose como la solución sensata.

Acaba de comenzar la campaña para las elecciones del 21 de diciembre y él ya está pensando en la siguiente. Parece un desvarío pero no lo es. Sobre todo lo parece para un hombre que ha sido inhabilitado por dos años (pena que no es firme y está pendiente de recurso ante el TS).

Muchos creen que, como comenta Francesc Homs y barrunta Mas, pasarán los tres meses de plazo para la constitución de Govern y no habrá “president” y ahí estará él. Bien dispuesto.

Artur Mas es otro ejemplo del “me voy, me voy, pero me quedo” y tiene los contactos y la influencia suficiente como para volver a ser el protagonista de este melodrama.