Podemos y la reforma de la Ley roja de Amnistía del 77. Otra manipulación de la izquierda

En esta reconstrucción de la historia de España que viene haciendo la izquierda a base de la memoria histórica, la suya,  toca comerse ahora la mamonada de la ley de amnistía del 77, ley roja, pedida por los rojos y concedida en la transición contra el criterio, precisamente, de los franquistas del bunker y de la derecha que entonces se representaba en Alianza Popular, único partido que habló en contra de la amnistía en el Parlamento cuando se tramitó.

La amnistía del 77,  que hoy se vende por la izquierda como una especie de ley impuesta por el franquismo para evitar que sus integrantes pudieran ser procesados,  fue, en realidad, un regalo pedido por la izquierda que sirvió, básicamente, para poner terroristas de extrema izquierda y de extrema izquierda y separatistas en la calle. Luego vendrían años durísimos del terrorismo de ETA protagonizado por los amnistiados del 77 lo que prueba que la amnistía fue un error y que Franco hacía muy bien en tener terroristas de ETA y de extrema izquierda en su sitio: la cárcel.

En cuanto a quienes salían del Régimen de Franco como integrantes del mismo no tenían la menor preocupación por posibles delitos cometidos. No los había. Y si hubo casos de actuaciones policiales excesivas o erróneas fueron las acciones puntuales de policías que, quizá, se equivocaron. Habría que ver caso a caso. Nada más.

Los amnistiados del 77 fueron los presuntos presos políticos del franquismo. Si tuviésemos la lista delante veríamos que la inmensa mayoría de los mismos, la inmensa mayoría, eran, simplemente, terroristas y no eran  ni decenas de miles, ni miles de presos. A lo sumo unos centenares de presos,  los cuales el 99% eran, repetimos, terroristas.