Pitos al himno y, Montoro, silbando

Hoy volverá a pitarse el himno de España ante la impasividad del anfitrión, Felipe VI, la pasividad del Gobierno y alguna que otra sonrisita maliciosa en el palco. Hoy, con el Sevilla en el campo y el 155 gobernando en Cataluña. Y, mientras, el ministro Montoro, guardando el silencio cómplice del que sabe que ha metido la pata hasta el calcañar y no sabe cómo sacarla para enmendar su error.

El portavoz del Ejecutivo, Javier Maroto, ha intentado templar los ánimos entre entre Cristóbal Montoro y el juez Pablo Llarena. “No hay ninguna discrepancia”, dijo, abriendo la puerta a posibles fallos de vigilancia ante los planes de los independentistas. Pudieron llevar a cabo “triquiñuelas” o “algún método torticero” para bordear o incluso superar la legalidad, en palabras de Javier Maroto, que este viernes compareció en rueda de prensa.

Mientras, el titular de Hacienda guarda silencio desde el estallido del escándalo. Únicamente se pronunció el miércoles a última hora de la tarde a través de un escueto comunicado de tres párrafos en el que defendió su actuación. Sigue, eso sí, contando con el aval de Mariano Rajoy y Sáenz de Santamaría.