Pinta mal para los policía del chat de Carmena: El juez ve indicios de delitos de odio

El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha decidido hoy seguir adelante con la investigación del denominado “caso del chat policial” tras observar que existen indicios de que los agentes han podido incurrir en un delito de odio y en otro de injurias. Así lo ha determinado el titular del Juzgado tras tomar declaración a los policías investigados tras la denuncia que presentó uno de ellos al entender que estaba siendo insultado y amenazado en el grupo de WhatsApp.

El Ayuntamiento de Madrid abrió en su momento expedientes disciplinarios a los tres policías locales que había identificado como autores de los insultos y les retiró la placa y el arma. La Jefatura de la corporación les suspendió de funciones temporalmente y les prohibió acceder a las dependencias municipales hasta nueva orden. Además, el consistorio decidió personarse en la causa abierta por el Juzgado número 42 al entender que los tres agentes incurrieron en un delito de odio.

Los sindicatos y asociaciones policiales salieron en masa a defender a los más de un centenar de funcionarios que formaban parte del chat. Los mensajes son reprobables pero están dentro de un grupo de WhatsApp y se dicen en un momento de crispación por unas personas que han sido ejemplares en su trayectoria profesional.