Petición a nuestros políticos: Pónganse las pilas

No nos cansamos de repetirlo, cuando toda la acción de gobierno se basa en esperar que los jueces te saquen las castañas del fuego, consigues dos cosas: la primera… no hacer nada. Y la segunda… que parezca que quienes gobiernan sean los jueces, con lo que les restas credibilidad.

Los de la estrategia del procés, tocan todos los palillos, intentan conseguir apoyos en el extranjero, distorsionan la realidad, retuercen torticeramente comentarios, noticias y opiniones, todo para conseguir un objetivo: crear el caos, la confusión, la duda razonable, para que parezca que el problema es meramente político y no de orden penal.

El pulpo del nacionalismo catalán, tiene muchos más brazos de ocho. Ahora todos sus esfuerzos se centran en echar por tierra también toda la argumentación de los Jueces españoles en el tema de la malversación. Malversación de la que tienen que aportar pruebas, pruebas que parece que les cuesta conseguir, no porque no estén, sino porque ya se encargan los indepes de enmerdarlo todo.  Ahora es el principal diario alemán el  Frankfurter Allgemeine Zeitung, quien contribuye a crear más confusión, seguramente después de que se les hayan “engrasado” convenientemente las rotativas por parte de los seguidores de Puigdemont.

 Según la Fiscalía, la “malversación” de Puigdemont para celebrar el referéndum ascendería a 1.602.001,57 euros, pero según el Frankfurter esta cantidad no está por ahora demostrada. Lo cierto es que el Tribunal ha recibido información adicional de los jueces Españoles en dos ocasiones.  El diario alemán recomienda sin duda “previo pago de su importe” que los jueces del Lander se lean el libro Operación Urnas, de los periodistas Laia Vicens y Javier Tedó (otros dos brazos del octópodo), que se empeñan en demostrar que el Gobierno catalán no participó en los gastos del referendum.
Los amigos del Frankfurter, bien podían meterse la lengua en el culo, dado que no se puede asesorar un Tribunal de Justicia, mediante la lectura de un panfleto de ciencia-ficción. El libro, publicado ad hoc, cuenta el cuento de como un tal Lluís, sin más señas, fue el cerebro de la operación, pago 100.000 Euros en urnas, que adquirió a través de una empresa francesa de Guangzhou en China.  El resto es todo una amalgama entre algo de realidad, mucho de mentira, y otro mucho de adecuación conveniente a fin de exculpar a los que pudieran ser imputados, es un ejercicio de prensa subvencionada, lamiendo la mano que les da de comer. Si a eso añadimos el uso conveniente que se da por parte de los independentistas a las frases de Montoro, con relación a si el dinero del Govern, se ha pagado o no con el Fondo de liquidez autonómica (Fla), tenemos el disparate servido. Al final el mayor y mejor propagandista del independentismo, va a ser Montoro, otro que más vale que se metiese la lengua en algún agujero donde no dé el sol.

 

Evidentemente los fondos del FLA, pudieron utilizarse o no, pero lo que está claro es que con carácter previo ya se había realizado el pago.

Sin embargo  transciende: “No sé qué dinero usaron para pagar las urnas chinas del 1 de Octubre, ni qué apoyo podría tener de Puigdemont. Pero sé que no se hizo con fondos públicos”  ha declarado el Ministro Montoro, lo dicho… callado había estado tan rico, porque sus palabras son argumentos para los jueces alemanes, es gasolina para la calle y pólvora para los independentistas que ya se encargan de difundirlo en todos los medios.

Decía un viejo adagio que Dios nos dio dos orejas y una boca, para que escuchásemos el doble de lo que hablamos. De orejas no anda mal el Ministro, pero a lo que se ve aún es más bocazas.