Penélope Cruz y Javier Bardem; Así cualquiera puede ser comunista

Ir de comunista por la vida y presumir de ser miembro de la casta de los más desfavorecidos cuando todo el mundo sabe que su único dios es el dinero con el que pueden convertirse en grandes fans del lujo, manda bemoles.

Pero así son ellos, recordamos todavía el episodio de la Bardencilla, el negocio de la familia Bardem, que estuvo funcionando y produciendo beneficios, y cuando dejó hacerlo y ante una gran tremenda falta de previsión de tesorería, pegó un cerrojazo dejando a un montón de familias en la calle, y sin despidos, eso sí sin ser sospechosos de empresarios explotadores porque son de izquierdas y eso lo perdona todo.  El matrimonio es el centro de atención de todas las miradas vaya donde vayan, que para eso son la pareja del momento en Hollywood, donde suman una superproducción tras otras.

Llevan once años juntos, y tienen dos hijos en común. y como el trabajo no decae y está bien pagado,  se han gastado una auténtica millonada en sus vacaciones, algo propio de cualquier ricachón que tenga sus ingresos salvajes, pero impropio de los que van por la vida de descamisados.

Este mes de Agosto están en Bola, un pequeño pueblo en Zona del Algarve para desconectar y disfrutar del solecito. Allí habrían sido instalados en un resort increíble, a sólo 14 kilómetros de Albufeira. El entorno es espectacular, así como las playas la pareja ha solicitado el tratamiento de belleza más exclusivo del hotel. Por lo tanto, parece que están disfrutando al máximo, pero lo que  si que nos deja con la boca abierta de este viaje es el hotel de cinco estrellas en el que se han alojado. Se llama Villa Vita Parc de Armançao de Pera, y consta de unas cuantas casas individuales que se alquilan por un precio desorbitado. La más barata está por 450 € la noche, pero ellos habrían pagado 8.000 € cada noche -si realmente ha sido este tipo de alojamiento el que han escogido-.

Playa privada, piscina, restaurantes, campos de golf… Y todo, con una decoración exquisita, propia del mismo Carlos Marx. ¡Vaya rojos de pastel!

1 Comentario

  1. Son una pareja de mierdas. Tonto él y tonta ella.
    Y cínicos; aún recuerdo cuándo saltó el escándalo de las relaciones sexuales con los directores, que ella decía «que no sabía nada».
    Pero hija, ¡con los espárragos que te habrás comido, para ser «seleccionada»!
    Pero eso a él le da igual. Detrás de esa fachada de familia feliz, CREO QUE AMBOS HACEN VIDAS POR SEPARADO, y se acuestan con quien les da la gana.
    Y, eso sí. NO PAGAN A LOS CAMAREROS DEL BAR FAMILIAR QUE TENÍAN EN MADRID.
    Todo sea por el pueblo, PERO SIN EL PUEBLO, COMO LOS ABSOLUTISTAS FRANCESES.
    Repito: son una pareja de mierdas.
    Muy mierdas.

Comentarios cerrados.