Peligra la Junta de Seguridad por diferencias entre Miquel Buch y Grande-Marlaska

Dentro de las reuniones que se celebran en la Junta de Seguridad, Cataluña-Estado, hay un punto de desacuerdo en el orden del día que puede hacer peligrar la concordia previa.

El Consejero de Interior Miguel Buch rechaza tratar la polémica de los lazos amarillos porque considera que es competencia esclusiva de los Mossos en materia de orden público, pero Grande-Marlaska ha respondido que si bien la Ley de fuerzas y cuerpos de seguridad le da prioridad a los Mosso, pero que no se equivoquen que Picoletos y Nacionales, pueden intervenir si “lo estiman necesario”.

Esa es la causa de que el Ministro Marlaska, mantenga su intención de tratar la polémica de los lazos amarillos en la vía pública, y los catalanistas no quieren realizar esa cesión, por lo que la reunión peligra dado que el orden del día ha de ser consensuado entre ambas partes.

De hecho lo que dice la legislación española (algo que ya se utilizó en el dispositivo policial del 1-O), es que si en un determinado servicio o actuación hay uno de los cuerpos estatales y los Mozos, serán los mandos de los primeros los que asuman la dirección del operativo.

Buch dice que el orden del día se tiene que fijar con “consenso, lealtad institucional y respeto recíproco a las propias competencias”. Así, de los tres puntos, dos hacen referencia exclusiva al terrorismo: análisis de las medidas de prevención y protección antiterrorista para la detección, seguimiento y evaluación del riesgo, así como la puesta en marcha de dispositivos y mecanismos de coordinación y protocolos de actuación conjunta; y uno análisis del estado actual de coordinación de las políticas de seguridad y de las posibles vías de mejora de la coordinación.

El segundo punto es el seguimiento del estado de cumplimiento de los acuerdos pendientes de la anterior Junta de Seguridad, de julio del 2017, como la integración de pleno derecho de los Mozos al Sistema de Coordinación de Investigaciones (SCI) del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), la creación de un grupo de trabajo por analizar como Europol puede habilitar a los Mozos en el sistema SIENA de intercambio de información policial a nivel europeo, la incorporación de la policía catalana al grupo de trabajo para fijar la posición del Ministerio en la Unión Europea, la creación de un grupo de trabajo para estudiar la inclusión de los Mossos en el convenio de aplicación del Acuerdo Schengen para que puedan hacer persecuciones “en caliente” cabe en Francia, y la financiación de los Mozos por parte del estado así como las necesidades de dotación de armamento adecuado.

Vamos que lo quieren todo, pero no quieren ceder en la inclusión que quiere hacer Grande-Marlaska con el tema de los lacitos amarillos, porque ceder en lo más mínimo es mucho ceder para el Nacionalismo, que se ve triunfador ante la mojigatería de la administración estatal.

¿Sabrán estar a la altura?  Lo veremos cuando se cierre el orden del día-

2 Comentarios

  1. Acabo de llegar del médico. Obviamente me ha atendido, como siempre con el lazo amarillo, y en invierno bufanda amarilla. La cartera funcionaria de carrera parece una bombilla amarilla, y así vamos. Los hospitales parecen los muros de las lamentaciones de la “falta de expresión” que vive Catalunya.
    Ya hay quien anuncia la Diada de Sangre.

Comentarios cerrados.